Web sobre la vitamina C

La vitamina C es un antioxidante hidrosoluble con un alto poder reductor. Actúa como cofactor para numerosas enzimas implicadas en la biosíntesis de colágeno, carnitina y algunos neurotransmisores, y puede atrapar una gran variedad de especies reactivas del oxígeno y del nitrógeno en medios acuosos.

La vitamina C se considera esencial, ya que no puede ser sintetizada por humanos, además de por primates, cobayas y otras especies como peces, aves e insectos. Algunos animales la sintetizan a partir de la glucosa mediante la vía del ácido glucorónico; los que no la pueden sintetizar es porque carecen de la enzima que cataliza la etapa final de oxidación; por lo tanto, estos deben ingerir o adquirir la vitamina a través de la alimentación.

Esta vitamina se halla muy extendida en la naturaleza, pero se encuentra principalmente en los almentos de origen vegetal, en los que aparece de manera natural bajo dos formas químicas interconvertibles: ácido ascórbico (forma reducida) y ácido dehidroascórbico (forma oxidada); ambas formas poseen similar acción biológica. Esta vitamina ha sido y es objeto de numerosas investigaciones; se le considera involucrada en la curación y prevención de enfermedades tales como el escorbuto o el resfriado común, y actualmente se la relaciona con otras enfermedades como el cáncer, la aterosclerosis, enfermedades inmunológicas, etc.